James Bond

México.- Si decimos agente 007, prácticamente todo el mundo sabrá a quién nos estamos refiriendo. Sí, a James Bond, un agente encubierto del servicio secreto de inteligencia británico. Popular por la saga de películas que se inició en 1962, su origen data de nueve años antes y fruto de la imaginación del novelista Ian Fleming. Creó una serie de libros que no tardaron en dar el salto a la gran pantalla con gran éxito de público.

Desde la primera película, “El satánico Dr. No”, se han estrenado un total de 28 filmes sobre este interesante personaje. Más de 60 años de historia y hasta siete los actores que han dado vida a este misterioso agente. Sean Connery, Pierce Brosnan o el reciente Daniel Craig quizás son los tres más conocidos. Sus películas supusieron todo un éxito de espectadores y se calcula que son centenares de millones las personas que han visto, como mínimo, una de sus películas.

Tal ha sido el impacto de este personaje en la sociedad, que gracias a él se han llegado a popularizar algunos de sus accesorios, actividades o frases. A continuación, repasaremos cómo ha inspirado James Bond muchas modas que siguen vigentes a día de hoy pese a su más de medio siglo de historia.

Vestuario y complementos: negro impoluto

Si alguien ha leído la novela o ha visto una de las 28 películas, se habrá percatado de que el negro es el color del agente británico. Concretamente, se le puede relacionar con la vestimenta de traje, todo negro con la excepción de la camisa, blanca. Incluso en alguna ocasión aparece con smoking y en las producciones cinematográficas su estilismo siempre tiene repercusión en cuanto a la firma que lo ha vestido.

También cabe destacar de Bond dos complementos que forman parte ya de su indumentaria y que lo dotan de seriedad. Primero, un reloj suizo enfundado en la muñeca izquierda. Y segundo, unas gafas de sol muy oscuras para protegerse en exteriores. Con estos elementos y una vestimenta adecuada, todo puede recordarnos a 007.

Hombre con saco.

Actividades reconocibles de 007

El agente británico es un asiduo a los casinos, tanto en los libros como en las películas, y su juego favorito no es otro que el baccarat. Se trata de una práctica clásica nacida en Francia hace siglos, propia de las clases acomodadas, y cuyo objetivo es sumar un valor de cartas lo más cercano posible al 9 y siempre mayor del que disponga la banca. La primera novela de Fleming, en 1962, sirvió para poner de relieve esta actividad.

Tal es la popularidad actual de este juego, relacionado siempre con la elegancia y el glamour, que a pesar de hacer siglos que se practica, se sigue pudiendo encontrar en nuestros días a través de las plataformas online. El baccarat juego ha migrado al campo virtual ofreciéndose a todos dispositivos inteligentes que permiten a sus usuarios conectarse para la celebración de partidas en directo o de alguna de las distintas modalidades que se presentan en internet.

Juego de cartas.

Otra de las actividades que popularizó James Bond en su día tiene que ver con la ya conocida frase “agitado, no mezclado”. Esta hace referencia a la preparación de su Martini con vodka, al que en alguna película se lo bautiza con el nombre de Vesper. Según diversas teorías, se recomienda el agitado en su elaboración para que los sabores mantengan su esencia y no se pierdan en el mezclado. Ni un detalle pasa por alto.

Terminamos este repaso recordando alguna de las frases que lo han hecho célebre y que han salido de las pantallas y son reconocidas por todo el mundo. Aparte de la referencia a su cóctel, también ha trascendido la forma en la que se presentaba “Bond, James Bond” y otras más trascendentales como “un hombre se mide por la fortaleza de sus enemigos” o “el mañana nunca muere”.

Síguenos en Google News