Niña de 2 años muere tras comer galleta envenenada; era para su perrito

Una niña de 2 años murió y otra de 6 años se encuentra grave, luego de comer una galleta envenenada que al parecer era para su perrito

JALISCO.- El pasado 3 de febrero, ocurrió un terrible hecho en el municipio de Tototlán y aunque ya han pasado varios días, el caso sigue causando indignación y exigen justicia, pues una niña de 2 años de edad murió luego de comer una galleta envenenada que al parecer, fue lanzada con la intención de que su perrito la comiera.

Cabe mencionar que la pequeña fue identificada como Heidy Valeria y no fue la única víctima, pues cuando encontró la galleta envenenada estaba jugando con otra menor de 6 años, a quien le compartió un pedazo de la misma y ahora se encuentra grave luchando por su vida.

Te podría interesar: Par de hermanitos comieron un pan envenenado y la niña murió

Al darse a conocer este caso, inmediatamente causó indignación y Juan Carlos Velázquez Coyul, alcalde de Tototlán, se pronunció al respecto, informando que elementos de Protección Civil hicieron lo posible para salvarle la vida a la pequeña, pues la sacaron de dos paros pero lamentablemente no sobrevivió.

La galleta tenía un herbicida

Valeria falleció por comer una galleta envenenada junto con otra menor

El resultado de las investigaciones arrojó que la pequeña Valeria murió por intoxicación de fosfuro y presuntamente el daño estaba dirigido a su perro, quien al parecer ladraba mucho.

“Tenemos como dato que la menor falleció a consecuencia de un edema pulmonar por intoxicación fosfuro, el cual es un herbicida que se utiliza para limpiar algunos granos”, refirió el fiscal regional, José Alberto Mora Trujillo.

Además el alcalde dijo que le informaron “que es fósforo de sodio, que es un raticida de efecto rápido, porque hay otro que mata ratones en mayor tiempo; pero este es fósforo de zinc, que fue lo que ingirió”.

Caso similar ocurrió en Veracruz

Cabe recordar que en junio del 2021, un par de hermanitos de 5 y 7 años de edad, fueron víctimas de un caso muy similar. Adriana y Jacobo estaban jugando en el patio de su casa, hasta que comieron un pan envenenado que encontraron; lamentablemente la niña murió antes de llegar al hospital y el pequeño logró sobrevivir a este terrible hecho.

“Hay que dejar en paz de Dios, Dios sabe lo que hace, Dios es testigo de quién me arrebató a mi hija, Dios lo ve todo, aunque nosotros como humanos nos engañemos, pero a él nadie lo engaña; él sabe como fue que se murió mi hija o quién fue quien preparó ese veneno. Dios sabrá lo que hace con ese ser humano que hizo eso”, comentó en ese entonces la madre.

CC

Colaboradora de Grupo Megamedia comprometida a informar sobre el acontecer diario en México y el mundo.